8.9.16

[VI In Tempo] 4ª ronda: Cluso

En aquella mítica (al menos para mí) serie, 'Me llamo Earl', el origen de la trama se centraba en el Karma. El protagonista, un chorizo de mala muerte, se da cuenta de que tiene que cambiar, pues todo lo que va, acaba volviendo... "Quizás el Karma está detrás de todo este asunto Randy. Me refiero al hombre, finalmente obtuvo lo que se merecía. Tal vez el Karma tomo mi puño prestado para golpearlo".

No descarto que el karma estuviese presente en mi última ronda del In Tempo. Todo hasta entonces había salido rodado, y en general tuve más suerte que mis rivales en los cruces anteriores, aunque no gané por ello, como tampoco puedo decir que la suerte fuera determinante en esta partida. Para empezar, porque quien estaba delante es el mejor jugador de Madrid, según el palmarés y para cualquiera con dos dedos de frente. Y, para seguir, porque sobre todo jugué mal. Muy mal.

Juanjo, 'Cluso', ha ganado 4 Ligas, no sé cuantos torneos, ¡¡si hasta ganó al tramposo capitán de Polonia en el ETC!! Y, además, llevaba un In Tempo casi inmaculado:  6-1, 4-3, 6-1. Así que estaba claro que nos tocaba jugar, y la última ronda, como siempre en este torneo iba a ser un Total Victory. Esta vez, en esta mesa.


Y, por primera vez, no pude atacar de noche. ¿Fue determinante? Quizás para mis Stuarts, pero tampoco fue decisivo. Para su lista, en cambio, fue la vida. Podía verme sin problema y atizarme donde me quería atizar. Su lista, además, tenía de todo, y todo bueno o excelente. Esto llevaba la Rifle Company hindú, todo FV menos los carros y la artillería, CV:
  • HQ Dos rifles
  • Rifle platoon, con mando rifle/mg, 6 rifles/mg, PIAT y mortero ligero
  • Rifle platoon, con mando rifle/mg, 6 rifles/mg, PIAT y mortero ligero 
  • 4 6pdr
  • 2 morteros ML 3"
  • 3 Churchill III or IV
  • US Tank Destroyer platoon, 4 Hellcats 
  • 3 Humber IV
  • Artillería neozelandesa con 4 25pdr, con Time on Target y las reglas propias de los UK
Me superaba en cantidad de pelotones. Y, además, como consiguió atacar, no sólo eligió jugar de día, sino que además empezó antes de la partida con 1 PV más que yo gracias a la regla de la misión. Así que me tocaba remontar. Pero para eso tenía que jugar con cabeza fría, cosa que no hice.

Los puentes sobre el río Manzanares
El colocó un pelotón de infantería por objetivo, en uno reforzado por la artillería, y en otro por los 6 pdr. Los cazacarros por el centro, los recon sobre el objetivo tras la colina, y los Churchill en el flanco derecho. Yo hice algo similar, pero me confié. Y ahí la cagué. Coloqué en cada objetivo un pelotón artillero, y uno de infantería. Obsesionado en dar cobertura a mi batería pesada, agrupé a esta y a un pelotón de infantería. ¡En qué momento lo pensaría! Mis carros irían por el centro, en teoría intentaría evitar su emboscada... en teoría.

Todo se fue al garete en dos turnos. En su primer turno, sus 25 pdr pinearon mi infantería y volaron una de mis piezas de artillería (rangeo al 6, FP 5), pero se superaría con sus morteros, que volaron otra (rangeo al 6, repetir aciertos, FP 6). Así que antes de empezar a jugar, tenía 185 puntos menos en mesa, y uno de mis principales apoyos diezmado y amenazado, ya para toda la partida, con el Range In.

Luego iba a ir yo a rematar la faena. No sé si lo haría a propósito o no, pero por algún motivo me obcequé en destruir sus Humber. No me extrañaría si el lo planteó así. Como dijo Aragorn, "quizá así Frodo lo consiga, si mantenemos el ojo de Sauron fijo en nosotros. Evitar que vea cualquier otro movimiento". No vi como dejaba detrás de un bosque un M20 de la sección de seguridad, ni vi al 6 pdr donde el viento daba la vuelta pero a distancia de fuego. Me calenté y fui a por los Humber con mis dos pelotones blindados. El resultado fue que destruí uno, pero al siguiente turno perdí a efectos prácticos los dos pelotones.

Fui manteniéndome en la partida como podía, más mal que bien. Mi avión llegó varias veces y sólo mato a unas peanas de infantería. Los Churchills se descojonaban de él cada vez que les bombardeaba, así como cuando mis dos piezas les pegaban. No había forma de destruir ese Top 2 esta vez. Tampoco me fue mucho mejor con los Hellcats, teniendo en cuenta que uno se salvó de un ataque de Nikihaku.

Poco a poco mis pelotones se reducían sin conseguir gran cosa. Le forcé la moral de los Humber, de los Hellcats y de un pelotón de infantería, pero las sacó todas. Desesperado, cuando mi infantería pudo avanzar (falló al menos dos veces el despineo con el 1iC al lado) traté de asaltar a sus Churchills, con el resultado de pelotón de infantería masacrado, sin Nikihakus, y sin una sola baja en los carros. Por el otro flanco, su infantería aguantó el ataque de la mía, y luego la asaltó arrasando el flanco, capturando más objetivos, ¡y eso que no lo necesitaba para ganar la partida!

Cada vez que llegaba mi Zero, sus tanques se descojonaban y lo trolleaban, aunque a la infantería le dio un buen susto
No esperé a que mi ejército entrara en Seishin, y le concedí la victoria. Era absurdo seguir jugando más tiempo cuando no le podía hacer nada. Así que derrota 1-6, quizás la primera desde que juego con japoneses. Y ahora sólo queda esperar el desenlace final del torneo. Puedo ganar, ser segundo, tercero... Ya no está en mi mano el lograrlo, pero hice todo lo posible.

A pesar del mal sabor de boca de esta última partida, y más allá de los tres 6-1 a favor (alguno bastante engañoso), en general el comportamiento del ejército y la lista fue magnífico. Lo único que quitaría, y así lo voy a llevar en la lista de la VII Liga de Quimera, es el avión. Bastante tengo con un pelotón 'aleatorio' como es la artillería de 150, como para llevar dos.

Por último, y no por ello menos importante, quiero agradecer a mis 4 rivales, Kront, Jano, Vatsetis y Cluso, por 4 partidas magníficas. Ha sido un placer este In Tempo, independientemente del resultado final. Que el Karma nos ponga en su sitio, que como bien dice la canción de Me llamo Earl... "Todo lo que va, vuelve" :D