16.10.14

V Liga, 1ª jornada: Álvaro Ortega

Después de unos cuantos meses de espera volvió la Liga de Quimera, y para debutar jugaba contra mi colega Álvaro. Al no llevar ninguna partida ninguno podía elegir lista, y ambos queríamos llevar alemanes. Él veía fuerte su Peiper contra mi infantería trained, y yo veía fuertes mis KTs contra sus Churchills traineds. Así que decidimos por el sorteo de la Once quien elegiría. Y me tocó, así que elegí sacar mis tanques de Remagen contra su lista de pesados británicos. Una lista dura y amplia, pero que le veía pocas opciones, y lo mismo pensaba él. Su lista es la siguiente:

Tank Company, 2nd Army Tank Brigade, apoyos de la 50th Division. Libro: Overlord
  • HQ: 2 Churchills CS con frontal 9, CT
    ¡Sin complejos!
  • CP: 3 Churchills, dos de AT 11, CT
  • CP: 3 Churchills, dos de AT 11, CT
  • SP: 4 M10 17pdr de AT 14, CT
  • SP: 2 Crocodiles, CT
  • SP: Breaching Group de 4 Shermans, CT
  • SP: Rifle Platoon, CV
  • SP: Carrier Platoon, 3 Carriers, uno con Piat, CV
  • SP Artillería, 4 x 25pdr, CT

Sus posibilidades, en teoría, pasaban porque sus M10 dieran bastante por saco y trabajarse la infantería con los Crocodiles y su infantería. Para empezar tocó una misión que me iba bastante mal: Fighting Withdrawal. Iba a tener que jugar con menos pelotones que él cuando la lista la concebí para lo contrario, o bien salir todo o con gran parte, o ir recibiendo refuerzos.

Situación de los objetivos al inicio del despliegue

Consciente de que el objetivo central sería el último en defender, situé a la infantería en cada objetivo lateral pero con los transportes preparados para moverse si fuera necesario. Un bosque me permitiía avanzar en caso de necesidad, y bascular con el KT de pelotón para una vez acabado con los tanques de un flanco ir a por el centro. Dejé los Tigres en emboscada a la espera de ver por dónde irían los tiros. En el centro dejé la artillería y los Stugs dentro de un bosque, y al otro flanco dejé la otra infantería también con los transportes cerca. Ahí desplegaría el KT de mando, previendo que trataría de atacar esa zona.

Él desplegó en ese flanco su Recon, el Breaching Group y los Crocodiles. Por el centro dejó la artillería y un pelotón de Churchills, y por el otro flanco, donde ya tenía el KT, sus otros Churchills, los M10 y la infantería. 

En los primeros turnos avanzó a lo 'napoleónico', todo en masa p'alante. Y le funcionó bastante bien, y eso pese a que mi artillería pineó por un par de turnos su infantería. Aprovechando una colina, desplegué la emboscada de los Tigres contra sus M10, 4 tiros a corta contra tanques trained logrando un mísero tanque destruido, y otro bailed. El KT de pelotón decidió que moverse por un bosque era algo muy difícil y se atascó. No sería el último, en absoluto. Todos los tanques y semiorugas que lo intentaron en esa partida, a excepción del mando de compañía, se atascaron. ¡Todos! El KT de mando trató de erradicar los Crocodilos, tirando a 5 varios turnos sin conseguir ni un solo impacto. 

Situación al inicio del segundo turno, con la emboscada de Tigres desplegada

Él siguió avanzando a pecho descubierto. Sus Crocodilos ignoraban al KT, llegando mansamente a mi infantería achicharrándola. Sus Churchills del centro pasaron sin mayor problema un vado y empezaron a disputar el objetivo a los Stugs. Por el otro lado, sus dos M10 restantes trataron de vengarse de los Tigres, sin éxito. Sería su último turno, pues al siguiente ya la broma se acabó, y los destrozaron. Pensé que ese flanco lo tenía ya ganado... ¡qué error!

Mis Tigres comenzaron la maniobra de fuego y evasión para dejar al KT de pelotón apoyando a la infantería llena de MGs y Panzerfaust para repartir a su Rifle y Churchills, pero nada más lejos de la realidad. Su único tanque de AT 11 comenzó su día de gloria, matando de frontal primero a uno y luego al otro, que se atascó en pleno movimiento. El carrista del KT tuvo entonces que ir a apoyar al objetivo central. Sin los NW, retirados, los Stugs eran incapaces de impactar a un tanque más lento y trained ni siquiera de lateral. Al final los Churchills los destruyeron, y se fueron a por el KT, al que le hicieron un doble bailed que evidentemente falló. 

Por el otro lado, el KT de mando logró matar a un solo Churchill que además ya había usado el lanzallamas, pero para entonces toda la infantería había sido eliminada. Con el objetivo central muy lejano y el otro KT bailed la partida era de Álvaro.

Situación al final de la partida, con el KT del centro baileado

Así empezaba la Liga, con una partida de suerte nefasta y una mala leche que tardaría días en quitármela. Pero como dijo Virgilio, "Audaces Fortuna iuvat", la fortuna ayuda a los audaces, y Álvaro lo fue, ¡una victoria merecida porque se la jugó y le salió!