11.9.13

Blitzkrieg



Para cualquiera medio puesto en el hobby, y en la historia de la 2a Guerra Mundial, el Blitzkrieg es un término habitual. Pero nunca está de más recordar qué es, vía Wikipedia:

"Táctica militar de ataque que implica un bombardeo inicial, seguido del uso de fuerzas móviles atacando con velocidad y sorpresa para impedir que un enemigo pueda llevar a cabo una defensa coherente"

El Blitzkrieg no es ataque por el ataque de forma aleatoria. Busca romper un punto. Así se desarrolló la teoría del Schwerpunkt o punto focal: se trataba del punto de máximo esfuerzo. Las fuerzas Panzer y la Luftwaffe eran utilizadas únicamente en este punto de máximo esfuerzo siempre que fuera posible. Mediante el éxito local en el Schwerpunkt, una pequeña fuerza lograba una rotura de la línea y conseguía ventajas al luchar en la retarguardia del enemigo. Fue resumido por Guderian como "Nicht kleckern, klotzen!" (¡Sin hacer cosquillas, golpeando!). Para conseguir una rotura del frente, la infantería, y con menor frecuencia, las propias fuerzas blindadas, atacarían la línea defensiva del enemigo, apoyada por fuego de artillería y bombardeos para crear una brecha en la línea enemiga por la que pasaría la totalidad de las fuerzas mecanizadas.

Ante las corrientes de jugadores que apuestan por la pala, la trinchera y la espera, creo como firme admirador de la Blitzkrieg que sólo un ataque concentrado en un único flanco puede destruir una defensa de un objetivo. No sin bajas, faltaría más. Y puede que elevadas. Pero con la proliferación de listas inasaltables por tanques (Indianheads, Gliders, grenadiers llenos de panzerfausts) sólo queda la destrucción por fuego de saturación.

Por ello este año, y de cara a la IV Liga de Quimera, de 4 listas posibles (2 de Mid, 2 de Late) voy a llevar 3 listas acorazadas y tratar de aplicar este principio. Y la cuarta no lo es puesto que no he conseguido configurar una Panzerkompanie de Mid que me resultara redonda.

Poco a poco iré colgando las 4 listas, explicando el porqué de cada elección. Ya sólo queda que se cierre el plazo de inscripción para que los motores empiecen a rugir.